12 de noviembre de 2019

La muerte del Ruiseñor es la ópera prima en el género de novela del narrador y cuentista mexicano Carlos Martín Briceño quien es originario de Mérida, Yucatán. Este libro fue presentado el pasado 08 de noviembre en el Jardín del Arte contando con la presentación de Elvira Aguilar Angulo y Ernesto Martinez Cuellar.

Martín Briceño hace partícipe al lector de su proceso de escritura, mismo que no es nada fácil por tratarse de su primera incursión en el género. De manera sutil y frontal nos introduce a la vida del compositor y a la del propio autor quien desea hacer “un texto entrañable, una historia que permanezca largo tiempo rebotando en las mentes y corazones de los lectores”.

Hay que reconocer que a pesar de que se trata el tema de la muerte de manera recurrente -no sólo del compositor, sino del padre del autor- de un desconocido y de un conato en sus hijos y él mismo, la dinámica y el ritmo narrativo no permiten reparar en esto en una primera lectura, ya que el personaje del autor nos persuade para avanzar con él y revivir su pasado, sus emociones, en una especie de purga y sanación. Quizá buscando ese “Rayito de sol” que ilumine su futuro como novelista, el mismo que cantaba su padre y cuyo compositor es Guty Cárdenas.

No se puede leer a Martin Briceño y continuar indiferente. El lenguaje sencillo, sin rebuscamientos ni pretensiones, más que ofrecer un texto honesto, hace que se remuevan recuerdos y sentimientos, empatizando, en el mejor de los casos, con su lector. Sin duda la memoria franca plasmada en la novela sobrevivirá a su creador y trascenderá, cumpliéndose su anhelo de permanecer en el tiempo y rebotar, por qué no, más allá de los espacios del corazón.

Galería